Balance Mountainbass

Mountainbass210x100.jpg
Mountainbass hace balance

Nota de prensa // Una semana después, es tiempo suficiente para hacer balance de Mountainbass, antes era imposible (la resaca por el trabajo realizado ha sido terrible). Finalmente, poco más de 300 personas pudieron disfrutar de un fin de semana en el Pirineo Aragonés, que se convirtió en un punto de encuentro de la familia junglist del estado. Artistas, activistas y aficionados a la cultura breakbeat disfrutaron de más de 50 horas de buena música, a manos de más de treinta djs, en un entorno (y con unas comodidades) poco comunes en el panorama ocio-cultural del Estado español.

Público, artistas y organización pusieron cada uno de su parte para que estos tres días transcurrieran en una armonía envidiable. Para muchos fue un re-encuentro con viejos amigos, entre los artistas y los asistentes está la historia viva de la escena drum&bass/jungle, que por supuesto aunque jóven y en constante renovación, ya empieza a mostrar sus primeras arrugas. Para otros fue el primer contacto con la escena a nivel nacional, ya que aunque Mountainbass era un evento con plazas limitadas, dió cita a gente de innumerables localizaciones del conjunto del estado y permitió tomar conciencia de nuevo de la extensión de la cultura breakbeat. Esto representó un éxito del festival y de la escena, precisamente por, sin pretenderlo, ser un encuentro de la massive del estado e incluso de nuevos amigos venidos de fuera (Italia e Inglaterra, más alguna otra nacionalidad, contaban con participantes).

Mountainbass quería abrir una brecha con el concepto dominante -en estos momentos- cuando hablamos de "festival" o de "fiesta", y la respuesta de los aficionados creemos que supone un espaldarazo a este planteamiento (de hecho el evento agotó los bonos en agosto y nos vimos obligados a sacar nuevos bonos en modalidad de camping). Poder escuchar tu música preferida, tener alojamiento para dormir, disfrutar el sábado de una rica y contundente parrillada para cenar mientras veías las actuaciones (incluída en el bono), hacer vida en un valle aún bien conservado, y además disponer de una amplia oferta cultural y deportiva, ha sido sin duda una combinación que ha hecho las delicias de los asistentes. Pretendíamos flexibilidad, hacer posible el descanso y la realización de actividades para quien así lo estimara, desterrando el concepto de "fiesta non-stop" como visión única en las citas musicales vinculadas a la música electrónica. Y podemos afirmar que lo hemos conseguido y cada uno pudo tomar el evento de manera adecuada a sus propias preferencias. Algo que lo demuestra es que en ningún momento se llegó al aforo completo en las instalaciones, pese a tener todos los bonos vendidos y es que cada uno pudo seguir su propio ritmo sin ninguna necesidad de forzar nada. Convivieron grupos cuya principal vocación era escuchar las sesiones y vivirlas con toda intensidad, con grupos que dedicaron a las excursiones -tanto la propia localidad de Fiscal, como el conjunto del Valle invitaban a ello- y a las actividades deportivas una buena parte de su tiempo. No faltaron los "recitales" gastronómicos en el restaurante/asador del propio complejo donde se desarrolló Mountainbass, ni tampoco los valientes que no dudaron en disfrutar de las frías y limpias aguas del Río Ara -otros probaron la piscina en las horas del mediodía-. Aunque llovió de manera ligera el viernes, e incluso nos cayó una pequeña tromba de agua sobre el escenario de la Zona Piscina en pleno apogeo de la noche del sábado -se resolvió en 10 minutos cambiando a cubierto las actuaciones en marcha, como ya estaba previsto-, en líneas generales disfrutamos de buen tiempo y horas de sol, con temperaturas muy agradables desde el mediodía hasta primera hora de la tarde.

Las actuaciones fueron de gran nivel, desde las acontecidas en las frescas mañanas de Fiscal, hasta las acaloradas sesiones de cierre en la madrugada. Sonó de todo dentro de la familia de los ritmos rotos, con el drum&bass/jungle como sonido vertebrador (desde los sonidos más inteligentes hasta los más contundentes, pasando por todas las tonalidades de este género). El dubstep ocupó también su espacio en la cita, y no faltaron actuaciones de otros estilos como el reggae, el breakbeat, el breakcore... Es imposible en este pequeño balance dar muestra de cada uno de los set, pero podemos afirmar que hubo momentos memorables tanto de tranquilidad en la "Zona Piscina", como de extenuación en "Mountain Club". La escena es plural y esto se vió reflejado de sobras en las cabinas, en el micro y en la propia "pista de baile". La exposición, montada en la Iglesia de Jesús -SXVI-, fue visitada tanto por los asistentes a Mountainbass como por habitantes de Fiscal y turistas de paso. Algunas de las obras consiguieron despertar la curosidad por su simbiosis con el entorno, al tiempo que se pudo disfrutar de muy diversas obras de autor en las disciplinas de pintura y fotografía. Los debates anunciados fueron el único compromiso incumplido del "cartel" por derivación de la gran carga de trabajo que supuso poner en marcha el resto de actividades. Fokin Massive estaba muy interesada en este apartado y prometemos hacer lo posible y lo imposible para que el año que viene se puedan realizar.

Esta primera cita se realizó de manera totalmente independiente, sin contar con el apoyo de grandes patrocinadores o instituciones, no se trata de que renunciemos a ello, pero era imprescindible realizar esta primera edición de acuerdo a las necesidades y posibilidades de nuestra propia comunidad. La ausencia de lucro en la organización de Mountainbass 09, permitió unos precios muy ajustados en el coste del bono, al mismo tiempo que el precio de las consumiciones y servicios fuera del mismo no fueron abusivos -a más de uno le sorprendieron-. Con orgullo podemos decir que: el trabajo de activistas de Fokin Massive; así como la hospitalidad, participación y comprensión de las gentes de Fiscal; la inestimable colaboración de los artistas participantes; y el rápido apoyo del público a la propuesta -así como su comportamiento casi ejemplar- han hecho posible la celebración de este evento. Y esto, junto al balance positivo, nos hace poder soñar desde ya con un Mountainbass 2010. No podemos terminar sin agradacer el apoyo del Ayuntamiento de Fiscal; de nuestros colaboradores habituales: Simbiosis, Cañimo y Titanium; del Complejo Vértigo; así como de Bassjam por colaborar con la terraza; de ALittleBeat y SKTM.org por su colaboración en la promoción; de todos los medios que se hicieron eco del evento de manera desinteresada y, sobre todo, de todos los implicados en la producción del evento que dieron todo para que las cosas salieran bien.

Lazza @ Mountainbass 09

Galeria Mountainbass

 

publicidad